Se dejan sentir aires de primavera

3 Comentarios »

Il vento pazzo di marzo

Llega marzo y aquí como en otros lugares que he vivido se nota como el viento enloquece y el sol lucha por salir cada día más brillante, por eso los italianos dicen “marzo, vento pazzo”.

Afuera el sol se ha escondido tras las nubes y el viento seco hace mover las hojas de los árboles, me gusta sentarme a escuchar las voces de los árboles.  Cada uno tiene una manera especial de responder a las caricias del viento. Si sus copas son frondosas con ramas cubiertas de hojas el sonido es intenso y constante; si en cambio son de hojitas finas, entonces su voz se escucha suavemente y lo movimientos son muy delicados, dibujando en el piso sombras danzantes que acompañan y armonizan su canto. Las palmeras tienen un sonido extendido, el susurro del roce de sus largas hojas y el movimiento que las despeina son como una anestesia que transporta a la imaginación en un viaje ondulante y serenamente distante del lugar en el que se quedan anclados los pies. Algunos árboles tienen semillas secas en sus ramas, las vainas se convierten en sonajas que acompañan con un ritmo armonioso al viento que las mueve. El canto de los pinos es muy silencioso. No tienen hojas que se froten unas con otras y sus ramas no son tan largas por lo que sus agujas crean un sonido apenas perceptible, el silencio de los bosques es majestuoso, la canción del viento es un murmullo que adormece los pensamientos y exalta los sentidos. Hace mucho tiempo que no escucho la canción de los pinos, de los abetos, de los cipreses. No crecen por estos lugares.

El viento no se puede ver con los ojos, pero se percibe con todos los sentidos, lo que nos abre la imaginación para poder verlo y darle un nombre, depende del lugar de donde viene o hacia dónde va, si es suave o impetuoso: Céfiro, Boreas, Noto, Euro, Monzón, Föhn, Mistral, Bora, Vardarac, Norte, Etesio, Barber, Pampero, Steppendwind, Scirocco, Sonora, Brickfielder, Elefanta, Khamsim, Sudestada, Bayomo, Alisios, Levante, Poniente, Lebeche … Desde la antigüedad la gente los ha nombrado de muchas formas, pero a final de cuentas, el viento canta siempre una canción silenciosa hasta que se encuentra con algo que le dé voz.

¿Cuántos nombres tiene el viento? ¿Alguien puede decirme más?

Comparto esta foto que me parece bellísima, es la ganadora al premio 2006 a la mejor imagen de la Fundacion Wikimedia. Viento solar que se mezcla con partículas de moléculas de oxígeno e iones de moléculas de hidrógeno.  A  pesar de ser un fenómeno luminoso, la Aurora Boreal da la sensación de ser viento en movimiento.

aurora

Peregrina.

Esta entrada había sido publicada en marzo del 2009, tengo buenos motivos para ponerla de nuevo hoy.

Música para una historia

1 Comentario »

En la enorme industria generadora de sueños millonarios, la música es como una joya que se usa en una noche de gala:  puede ser sutil y elegante como un pendiente de diamante o bien rebuscada e invasiva como largas cadenas de oro con piedras de colores.  Ya desde su inicios, en la época del cine mudo, las historias se adornaban con el ébano y el marfil de un músico en la sala que transmitía sus propios sentimientos mientras miraba la trama como un espectador más.

Desde entonces, la columna sonora de una película ha llegado a ser como un armazón que se teje desde el tema de inicio, engarzándose nota a nota a través de cada una de las piezas que acentúan el fondo de cada escena, hasta cerrar con la composición final que engloba el sentido de la historia.

Quien ha visto cada una de las películas nominadas en la categoría de mejor  banda sonora, sin duda se habrá dejado llevar por la música que logra enfatizar el silencio de los personajes y hacernos sentir su desolación; remarcar el paisaje y darnos la certeza de que nuestros pies logran salir de la mirada y entrar en la pantalla para poder caminar sobre las rocas encendidas por el sol que se pone; sentir el frío del viento que desplaza la fantasía y la convierte en vuelo de una realidad que nos lleva a toda velocidad hacia el inmenso azul de la libertad; alargar los segundos mientras cada milésima sirve como un gancho que detiene la caída de un sueño que no se sabe si concluirá al abrir los ojos en la realidad o convertirá el limbo en una realidad eterna.

Hoy sabremos quiénes serán los artistas que tendrán un Oscar en su colección de éxitos. Mientras te invito a escuchar esta selección de nominados:

Alexandre DesplatThe King’s Speech“. Sonidos de corte clásico para una película que cuenta la historia más allá de la historia de una época que, hasta la fecha, causa grandes controversias.
A.R. Rahman127 Hours“. Su característica originalidad que nace de la mezcla del oriente con el occidente.
John PowellHow To Train Your Dragon“. Discípulo de , marca su propio estilo con una composición de fondo de fantasía celta.
Trent Reznor & Atticus RossThe Social Network“. Moderna, con tintes electrónicos que logra manifestar la frialdad del pensamiento del visionario del gran emporio virtual.
Hans ZimmerInception“. La orquesta es la base de sus composiciones monumentales que logran hacer sentir la gravedad cero y la rapidez de la caída libre. Mi favorita en esta categoría.

Voy por un domingo de película,
Peregrina.

Y el ganador es…

2 Comentarios »

Las palabras mágicas que todo artista cinematográfico, desea escuchar en algún momento de su vida… ¡seguidas de su nombre! Caminar por la alfombra roja luciendo un diseño exclusivo, ser el centro de atracción de cuanta cámara pueda existir, saber que sus nombres serán recordados no sólo por quienes son en realidad –la persona-, sino por quienes han pretendido ser –el personaje- todos y cada uno de los participantes en las cintas esperan obtener el premio por el esfuerzo realizado. La vida hecha ilusión, eso es el cine. Una gran fábrica de historias que se nutre de emociones, de sentimientos; utilizar la necesidad del ser humano de vivir el drama ajeno y hacerlo propio en la intimidad que crea la oscuridad de la sala.

La industria del cine es una gran máquina que produce sueños calculados, que conoce el punto vulnerable del público en cada estación del año, en cada etapa de la vida.  Los productores de cintas tienen la suspicacia para saber qué guionista, cuál director, podrán tocar las fibras más sensibles del auditorio para levantar olas de emociones y transformarlas en ganancias; porque, si bien es cierto que el Oscar no siempre está relacionado con las películas más taquilleras, sí es un trampolín para que futuras producciones, con el nombre de un ganador de Oscar en la lista de sus créditos, puedan tener mejores ventas.

Así que una vez más, como sucede año tras año desde hace 83 años, estamos a punto de vivir el glamor que encierra la caminata sobre la alfombra roja para premiar a lo mejor del ciclo cinematográfico.La entrega del Oscar es entonces un resumen de emociones. El momento en que los creadores del drama, los productores de ilusiones, los generadores de sensaciones vivirán en carne propia y por partida doble –nominación y premiación-, las emociones que provocaron en las salas donde fueron proyectadas sus creaciones. Sentirán vibrar sus corazones al ritmo de la música que enmarcó su película, las mariposas en el estómago les harán sentarse hasta el fondo de su butaca en el Teatro Kodak, rogando a todos los astros porque su nombre sea el anunciado a través de los micrófonos. Padecerán taquicardia al escucharlo (o una fría sensación si resulta ser proclamado alguno de sus competidores) y finalmente vendrá el nudo en la garganta que los privará de la voz justo cuando sea su turno de expresar lo que sus corazones quieren gritar.

Millones de dólares invertidos en sueños, millones de dólares pagados a cambio de vivir emociones efímeras, sentimientos que para la mayoría de los espectadores durarán por el tiempo que las luces permanezcan apagadas, sensaciones que despertarán tal vez, en algunos, reflexiones que producirán crónicas, artículos de revistas, entradas de blogs, buenas razones para armar conversaciones interesantes que muy probablemente provocarán la compra de esa cinta apenas sea posible adquirirla. Pero esa es la segunda parte del gran negocio de la industria del cine que vive su final feliz cuando las taquillas lo respaldan.

Y el ganador es… (visita la página oficial y mira la lista de nominados)
Peregrina.

Aromas y sueños, dulces sueños

2 Comentarios »

Hace unos días escribí el siguiente mensaje: “Valeriana y manzanilla en dosis pequeñas, lo suficiente para mantenerme tranquila, canela y vainilla en cantidad abundante para mantenerme alerta”. Pasaba por una situación estresante y eso fue lo que se me ocurrió tomar y frotarme en el cuerpo, así, por instinto. Y es que los aromas han sido, desde siempre, esenciales en mi vida. El aroma de los lirios blancos o de los nardos, por ejemplo, se han quedado impresos en mi memoria desde hace tantos, tantos años, de manera tan profunda, que puedo sentirlos sin olerlos y al hacerlo, imágenes de mi infancia se hacen presentes mágicamente, como si fueran una película que pasa por la parte de atrás de mis ojos.

Es por demás sabido que la memoria olfativa es en extremo poderosa. Pero no me interesa ir a fundamentos científicos, sino expresar que, de alguna forma, los olores me transportan a momentos precisos de mi pasado; en el aroma recordado se conjugan sensaciones, sentimientos, sonidos y percepciones físicas muy puntuales, es muy emotivo darme cuenta como un solo aroma logra despertar todas esas facetas de mi memoria. Pero no es esa, por supuesto, la razón por la que amo las esencias y fragancias en aceites o tisanas, sino por la delicada sensación que me dan en el momento en que las hago penetrar en mí ser.
Qué sensación tan exquisita percibir el delicado aroma del jazmín en el vapor de una taza de té, o dejar que la espuma del gel de baño me regale los picantes toques del eucalipto y lavanda para empezar un día de fin de semana, o dejar que mis manos acaricien suave y lentamente mi cuerpo sintiendo la cadenciosa fragancia que deja el dorado aceite de argán.

Melisa o ciprés en el agua tibia para poder liberarse de tensiones y abandonarse a un sueño puro y reparador; lavanda y sándalo frotados en el cuerpo para alegrar el espíritu y dejarlo volar hacia sueños frescos y vaporosos; jengibre y nuez moscada con un toque de canela vaporizados en la habitación para relajar la mente y encaminarla en la lectura de una historia que se hará realidad al cerrar los ojos y sentir la calidez de los aromas.

Respirar profundamente sintiendo como los aromas entran y se enraízan en las entrañas, exhalar abandonando el cuerpo a la muerte del segundo que falta el aire, volver a inhalar y dejar que el aroma llene ese vacío que dejó la ausencia de pensamientos, porque ahora la mente está totalmente concentrada en la invasión del respiro en el cuerpo e inhalar por segunda vez hasta que el abdomen toque la columna y no haya espacio entre ellas, dejar la vida para volver a llenarse de ella, esta vez total e incondicionalmente, abandonándose al vacío encantador que han dejado las tensiones desaparecidas… lentamente el sueño abraza, en su acogedora obscuridad luminosidad… un nuevo mundo se abre a la percepción…

Ya me voy a dormir, el aroma del Shiraz me acompaña esta vez y me envuelve el enebro para alejar los dolorcillos que una noche de danza me han dejado en las caderas.

Inhalar… exhalar,
Peregrina.

Ama y no preguntes demasiado

2 Comentarios »

Sólo ¡ama!

Me he encontrado este clip que habla del amor. El amor libre y soberano que no pide nada para seguir existiendo, que salva porque existe y existe porque no espera. Porque si se le atrapa, se esfuma y desaparece, si se le deja libre se expande y extiende y expresa en excesos extremos.

Amar sin preguntar, correr riesgos para poder recibir lo que no esperamos, porque solo lo que no esperamos es lo que va a llegar.

El amor tiene su propia voz y habla por sí mismo, sin embargo… hay veces que nuestros oídos no lo escuchan

Amante muy amada,
Peregrina.

Rosa mosqueta y manos de angel

4 Comentarios »

Esta mañana mi piel fue delicadamente consentida por las manos de un ángel; una joven esteticista de la línea Natura Bissè.
Ya la línea en sí es realmente maravillosa, pero aplicada por una profesional, rodea de una atmósfera tan agradable como la salita en la que me acogieron con tanta atención.
Fue realmente un regalo de la Vida en una mañana tan lluviosa y gris como la de hoy.

Manos de seda que aplicaron en mi piel diamantes y extracto de rosa mosqueta entre aromas de hierbas que armonizaron mis sentidos, así de mágico fue el momento. Gracias por el regalo, me siento hermosa y radiante.

La rosa mosqueta es pequeñita, con pocos pétalos y aroma muy delicado, es, entre las rosas, la menos agraciada a la vista; sin embargo, sus bondades son ¡infinitas! Su alto contenido de Vitamina A, E, C y B1 y B2, le da excepcionales propiedades regeneradoras, cicatrizantes y antioxidantes. El aceite de esta línea es de textura es ligera y de rápida absorción.

Amo la rosa mosqueta, pero ¡eso no significa que deje de usar la lavanda!
Peregrina.

Febrero 12th 2011 Joyas de todos los días

Me gusta escribir, pero ¡me gusta más leer!

Comentarios desactivados en Me gusta escribir, pero ¡me gusta más leer!

Leer es ver el mundo desde la perspectiva de alguien más,
pero pintado con mis propios colores.

Leer es abrir puertas que no existen, moverme a espacios lejanos
y tiempos desaparecidos.

Convertirme en alguien más o reafirmar lo que soy en esencia.

Todo depende de las palabras que recorran mis ojos, de la fuerza de conexión entre la fantasía del autor y mi propia fantasía…
Todo depende de un libro . . .

¡Me gusta leer!

Amor por las letras,
Peregrina.

Febrero 10th 2011 Joyas literarias