Romper los límites para poder trascender

Comentarios desactivados en Romper los límites para poder trascender

Vi Cloud Atlas, de Tom Tykwer y los hermanos Andy y Lana Wachowski, basada en la novela homónima de David Mitchell.
Me parece que, más allá de ser una película en la que la edición seguramente tomó grandes momentos de reflexión para poder armar seis historias en una sola, sin perder contextos ni fondo, haciendo que todo se muestre como es: perfecto, demasiado bien a pesar de la imperfección que se pudiera percibir. 

Entre las tantas líneas que se prestan para interesantes reflexiones, particularmente interesantes encontré las que hablan de los límites.

Y es que en nuestra cotidianeidad, tenemos límites en todo y entre todo. Encontré  poético el ejemplo que nos plantean: el límite entre el ruido y el silencio. El ruido y el silencio (como todos los preceptos que vivimos, proclamados o no, conscientemente aceptados o no) son sólo convenciones.  Ataduras que por necesidad de nuestra inevolución vamos buscando para “amarrar” y “contener” nuestras incapacidades.

Todos los límites son convenciones que están esperando ser trasendentales. Uno puede trascender cualquier convención si sólo puede primero concebir hacerlo.

Efectivamente, si observamos la vida de quienes han marcado cambios importantes en la humanidad, claramente nos damos cuenta de que han sido rebeldes que han pasado a la posteridad precisamente porque se han atrevido a cambiar paradigmas, a romper esquemas y convencionalismos establecidos por la sociedad que se maneja por reglas que limitan la libertad; reglas pensadas e impuestas por unos cuantos, esos que codician y mantienen el poder, a cualquier costo, con tal de poseer, o creer poseer la libertad.

Libertad es poder sentir el corazón de alguien, sin contar con la alegría de csu presencia. Cuando así sucede, entonces la separación es sólo una ilusión y la vida se extiende más allá de las propias limitaciones. Esas precisamente que nos causan miedo, por las que cometemos tantos errores.

¿Por qué seguimos cometiendo los mismos errores, una y otra vez? Uno se equivoca cuando no sabe cómo hacer algo y cuando no se tiene el conocimiento, entonces se pregunta a quien lo tenga, se pide ayuda… ¡Ayuda!

Una sola palabra que únicamente puede ser pronunciada si se renuncia al orgullo, si se logra vencer el egoísmo.

Pedir ayuda es muy difícil porque comporta reconocer la propia incapacidad, muchas veces ante quienes, según los propios convencionalismos, pudieran ser menos inteligentes, menos fuertes, menos capaces. Ayuda… qué difícil de pronunciar, porque, generalmere los débiles son carne que los fuertes comen.

Debemos tomar consciencia de que solos no podemos lgorar hacer nada. Somos parte de un todo y como tales debemos proceder.

El ser, es el ser percibido, solo puede conocerse a si mismo a través de los ojos de otros. Más aún, la naturaleza de nuestras vidas inmortales, la verdadera eternidad, el infinito, radica precisamente en la impermanencia de nuestra condición humana que se mueve en el infinito a través de las consecuencias de nuestras palabras y hechos que continuan creando situaciones que generan espacios y mantienen el tiempo en marcha, escriben historia y como tal, acto tras acto son castigados a través del tiempo. ¿Karma? Tal vez.

Aquel que parece más débil es quien más fortaleza posee. Y todo aquel que se considere fuerte y poderoso debe estar consciente que está íntimamente ligado a la debilidad del otro, pues nuestras vidas no nos pertenecen. Estamos ligados unos a otros, a través y más allá del tiempo, nos une la misma vida, del vientre a la tumba, nuestras vidas están ligadas a otros.

Todos nuestros actos tienen consecuencias que afectan y transforman, de una manera u otra, los eventos que les seguirán. Con cada crimen y cada acto de amabilidad estamos creando nuestro futuro. ¿Existe la reencarnación? ¿Existen el cielo, el nivrana? ¿Una vida después de la muerte? ¿Es la clonación una salida hacia el final, o nos permite regresar al origen?

¿Cuáles son las consecuencias de la recreación de un individuo eternamente? 

Una película que despierta infinidad de preguntas, que responde muchas de las que ya se hayan generado anteriormente después de experiencias o están a punto de generarse a partir de estas líneas. Una película que se identifica con quienes se sienten, de una forma u otra, un revolucionario; uno que será siempre rechazado por los poderosos, uno que será único entre las minorías, extraño entre los más diferentes: una gota en un océano sin límites, sin embargo… un océano es una multitud de gotas.

En una nube de pensamientos,
Peregrina.