Erotismo sublime * Eivar Moya

Comentarios desactivados en Erotismo sublime * Eivar Moya

eivar moya-el besoImágenes que entre los trazos encierran sentimientos, sensaciones, momentos que seguramente ha sido vividos por el observador que se siente fuertemente atraído por la evocación que provoca el trazo; la exaltación del amor físico en el arte, con un estilo dotado de extremada nobleza, elegancia pero también dolor y frustración.

eivar moya-erotico

 

 

Eso es lo que me hace sentir la apreciación de algunas de las obras del pintor Eivar Moya, artista Colombiano que da una sensación de búsqueda de la expresión del cuerpo, jugando con luces y sombras en las miradas y composiciones musculares que se ven influenciados por maestros clásicos, como tratando de plasmar la divinidad en el ser humano.

eivar moya-sin titulo

 

 

Al ver su obra, se puede comprender como fue posible que tres meses de terapia intensiva tras un coma, no bastaran para detener a este autor que sigue trazando sensaciones y tocando sensibilidades más allá de la realidad de las galerías, en espacios virtuales como esta ventana.

eivar moya-crónica urbana

Eivar Moya.   Para conocer más sobre él

Peregrina.

Marzo 30th 2016 Joyas de todos los días

Hereros, la tradición está siempre caminando

Comentarios desactivados en Hereros, la tradición está siempre caminando

Hace unas semanas visité la exposición de Sergio Guerra, un fotógrafo brasileño que convivió con los Hereros, etnia angoleña que vive en la inmensidad de las tierras áridas sin que nunca el  agua lave su piel que siempre está delicadamente protegida por aceites y fango.    Seres que respetan inmensamente a cada ser que len rodea, porque saben que de ellos depende su propia vida. La familia es el centro de su comunidad.   Cuando un bebé nace, tres mujeres lo acompañan y en el momento que su cuerpo toca la tierra con la que lo limpiarán sabe que nunca estará solo…

Las imágenes captadas por la lente de Sergio Guerra, me conmovieron profundamente tocando mis sentidos con los tonos ocre que enmarcan las miradas profundas, hereros sergio guerrasencillas y amorosas de cada uno de los rostros que invitan a conocerlos, a saber cuál es el secreto de esa paz que se encierra en la comisura de sus bocas.

 

“Somos un pueblo que ha recorrido un largo camino. Nuestras raíces vienen del Pueblo Muherero, llamados ahora Hereros. Todos nosotros venimos de un solo lugar y hemos cruzado muchas regiones. Pasamos por Botsuana y por Namibia y llegamos a Angola. Somos una familia. Con nosotros, llevamos nuestra Tradición, que es lo más importante. Que es el fin de todo.

¿En la vida?
hereros pastores ancestralesQueremos bueyes. Queremos que caiga la lluvia, para que éstos sobrevivan. Me preocupa mi padre, quien me dio bueyes para que los criara, y mi madre, que me nació.
Dormimos y amanece. Ordeñamos la leche, nos llevamos a los bueyes del corral al capim (pasto) y nos vamos a pastorear. Le damos agua al ganado, volvemos al sambo (aldea) y arreglamos las cercas. Dejamos que mamen los cabritos y volvemos a sacar leche. Anochece. Cuando vuelve a amanecer, todo se repite.

Encendemos el fuego todos los días, por la mañana y por la noche. No sólo para cocinar, sino también para nuestro bienestar. Nos dedicamos mucho a los animales. Son ellos lo más valioso que poseemos, éste conocimiento lo encontramos en nuestros antepasados. Son lo que nos permite vivir, nuestra fábrica. Nuestra vida.

Para que todos estemos a gusto, le damos un buey a una persona de nuestra familia. Si algún día hay un problema en nuestro sambo , nos dirigimos a aquella persona a la que le dimos el buey. Es como un banco, así funciona nuestro “dinero”. La riqueza, si está siempre en las mismas manos, se gasta muy rápido. Si tenemos a todos los bueyes en un sólo sambo y aparece una enfermedad, puede acabarse todo. Por ello, debe distribuirse entre amigos, nietos, sobrinos e hijos. Es por ello por lo que no se acaban, aquí, los bueyes.

niños y mujeres muhimbasPero cuando no cae la lluvia, tenemos que ayudar a aquellos que tienen mayor necesidad. Hoy somos ricos porque nos ayudamos los unos a los otros. Quien no tiene nada que comer, debe pedirle ayuda al prójimo. Traer a sus animales al capim del otro, para salvarlos… Nunca debemos expulsar a alguien de nuestro sitio si esa persona necesita ayuda. Cuando llegue la lluvia, ella volverá a su aldea.

Con nuestros corazones, pensamos que cuando hay lluvia ocurren todas las cosas buenas que queremos: nuestro corazón se sosiega. Es, la lluvia, lo principal de nuestra vida. Nos permite salir de aquí e irnos allá arriba a cultivar. Tener maíz, frutos silvestres y capim para nuestros animales.
Este nuevo tiempo está cambiándonos, sin control, y a nosotros nos gusta nuestra Tradición.

Cuando se habla del desarrollo de un pueblo, nuestros hijos creen que eso significa ponerse ropa y comprarse coches. Lo cual es abandonar la Tradición. Si no estamos atentos, si no sabemos hablar con ellos, podemos perderla.

hereros - niñoNosotros enseñamos la Tradición y los niños la miran como si se tratara de cuentos. Quizá, cuando vayan a la escuela, acaben sabiendo más que nosotros. Pero quien es educado en la escuela no dejará la Tradición, no va a abandonar su origen.

Me paso todo el día cortando madera para construir una escuela para mi Pueblo. Quiero hacer que mi tierra tenga otra conciencia. La gente de aquí, aunque no haya estudiado, entiende las cosas. Aquí, por ejemplo, no hay malhechores que matan a la gente o ladrones que matan para robar.

En nuestra Tradición, nunca abandonamos a nuestra familia.”

Este es un video realizado por el mismo Sergio Guerra que comparte textos e imágenes, estáticas y en movimiento que transportan hasta ese lugar en el mundo en donde viven los Hereros … Hay gente buena en el mundo … mucha gente buena…Hereros Angola

Peregrina.

Lucien Becker … algunos versos

Comentarios desactivados en Lucien Becker … algunos versos

Nadie puede estar seguro
de qué su cuerpo
no sea una planta
que la tierra ha creado para
dar un nombre a sus deseos.

Se mantiene la lluvia desnuda sobre los adoquines,
desnudo en las manos, desnudo en las lágrimas.
Se mantiene a las mujeres que nos encantaron de un vistazo
y pasan sin respuesta con una cara.

Me marca cada zancada los caminos
cierra una tumba que no es mía.
Pero el tiempo está cerca cuando, labios de barro seco,
Pierden el pie debajo de la cubierta demasiado alta en el cielo.

Mi vida ni siquiera tenía el brillo rápido
del rocío en un momento en el sol
El espacio se acordará de ella como una respiración
que era mi boca y se movió como una hoja.

transparenciagirasolesnaranjaMi cuerpo se dispersa en la eliminación de las plantas
que tienen algo de mi mirada en sus retoños.
Nadie sabrá que vi en ella
únicamente como último recurso, el charco llegar por vía terrestre

Los árboles se mantuvieron en el nivel de los pueblos
Perdieron a la carretera, que guiaría paso a paso
y completamente, por la noche
sus raíces, solamente impulsadas ​en del suelo.


La ciudad está a sólo un espesor de paredes,
ventanas ya no tienen el poder de hacer estrellas,
la ciudad está a sólo un lunar que habría perecido
antes de llegar a la tierra de los campos fáciles.


Las ventanas son agujeros
cuando miro el cielo mucho más cerca
como la torre más alta:
apoyado en la sombra, puedo estar de pie.

Cuando sale el sol
Creo que me va a ayudar en vivo
Pero dentro de mí se oxida sangre
escapado de un corazón que nunca va a ver el día.

Cuando una mujer que parece ser hermosa
cerca de mí que toda la claridad de la tierra,
Estoy seguro de que podría amarla
pero la multitud prevalece en sus brazos.

En una sala, una mujer esperándome
el cuerpo vivo en la mina se abrirá
en un momento de plenitud tal
nada puede limitarlo, ni siquiera la muerte.

Lucien Becker.  Poeta francés (1911, 1984)

Peregrina