Hado y universos paralelos

Comentarios desactivados en Hado y universos paralelos

Dicen que el destino de las personas está escrito.  Hay quienes piensan eso.  Hay quienes creen que los minutos futuros son renglones listos para ser llenados, páginas en blanco que esperan historias inesperadas.

Era precisamente el texto que hablaba sobre una página en blanco lo que estaba traduciendo, cuando las líneas de su propia página empezaron a cambiar los vértices de la caligrafía que las escribía.  La tinta cambió de tono. 

Mientras la metódica alineación de las letras sobre el teclado era tocada por las yemas de sus dedos, aburridos de recibir ideas cortadas, procuradas por un pensamiento en otro idioma, la imaginación empezó a perderse hasta que no era posible seguir con la traducción de aquel documento. Hacía falta algo más, que rompiera esa rutina y refrescara la imaginación.

Los dedos siguieron digitando, el teclado siguió dejando fluir las letras que empezaron a construir palabras con ideas que buscaban ser identificadas y se perdían en la inmensidad de absurdos imprecisos de la multitud que se amontonaba en un espacio tan invisible como la inmensidad que nos separa a ti y a mi en este momento.

Un nombre ficticio encontrando a otro nombre inventado. Miradas que se encontraron sin verse, imaginando el color del iris que no tenían frente a ellos, pero que los observaba con gran atención. Ideas que se intercambiaban como un juego que no era precisamente inocente. Al contrario. Tenía toda la malicia que se engendra en los deseos más obscuros, albergados en la mente de quienes no encuentran la paz del sueño.

Deseos transformados en palabras tejían una sedosa y pegajosa red, malévolamente precisa, lista para atrapar a las mentes deseosas de perderse en la negrura de sus deseos más carnales. Sexo irreverente. Placer procurado por la imaginación. Imaginación que masturbaba con singular precisión cada conexión nerviosa, hilvanando delicadamente las palabras que respondían al contacto virtual.

Seducía y deseaba ser seducida, pero sus dedos corrían mucho más rápido que las mentes de quienes la encontraban y lanzaban palabras que se quedaban a medio camino, con pensamientos tan incompletos, tan pobres, que era mejor abandonar y volver a buscar en otros aposentos. ¡Cuántas veces tocaron a su puerta suplicando más palabras, rogando por aquel morboso contacto imaginario!

Las adicciones nacen de la necesidad insatisfecha que crea vacíos. Imaginar se volvió una adicción que no satisfacía ni siquiera por momentos al contrario, generaba una necesidad aún mayor. ¿Qué son las ideas sino fórmulas que pueden componer drogas inimaginables? Se sentía segura en el centro de su red hasta que sus palabras encontraron repercusión, identificándose más allá del deseo, las letras tomaron un sentido inesperado.

¿La página estaba en blanco y comenzaba a escribirse esa historia? ¿En algún rincón del universo, eran observados por el escritor del sino? ¿Qué energía había producido ese segundo de coincidencia? ¿Universos paralelos? ¿La vida se bifurca y toma dos senderos al mismo tiempo? Se pueden unir dos conceptos: posibilidad y existencia. En nuestro universo palpable son dos ideas diferentes; sin embargo, pudiesen ser una misma cosa en la inmensidad de los multiuniversos, en donde la existencia pudiese ser paralela … o no …

Peregrina en un mundo que se escribe en paralelo.

La divina proporción

Comentarios desactivados en La divina proporción

El número de oro presente en las formas de vida de la naturaleza, por todo el universo.

Corría el Año del Señor 1202 y la ciudad de Pisa veía el crecimiento de su emblemática torre. Leonardo hijo de Bonaccio de Pisa, amante de las matemáticas, por lo tanto observador constante de su entorno creció entre mercancías que su padre comerciaba con los pueblos del norte de África. Fibonacci, como era conocido por todos en la región, escribía sus teorías y observaciones hasta que publicó en Liber Abaci varios problemas y métodos algebraicos, entre los que manifestó la existencia de una curiosa espiral, denominada desde entonces “sucesión de Fibonacci”, una espiral que aparece constantemente en la naturaleza.

La fórmula no era nueva, ya había sido descrita con por matemáticos hindúes como Gopala y Hemachandra, que investigaron los patrones rítmicos que se formaban con sílabas de uno o dos pulsos. El número de tales ritmos (teniendo juntos una cantidad n de pulsos) era F(n+1), que es como sed representa al término n+1 de la sucesión de Fibonacci. Kepler también escribió sobre dicha sucesión.

El caso es que el manifiesto fue publicado y hasta ahora es una sucesión perfecta, considerada “divina” por su universal presencia.

Esta singular secuencia se puede observar por ejemplo:

– Contando las escamas de una piña. Tras observarla, te sorprenderás de que aparecen en espiral alrededor del vértice en igual número a los términos citados en la sucesión de Fibonacci.
– También en las piñas del girasol. En ellas, se forman una red de espirales, unas que van en el sentido de las agujas del reloj y otras al contrario, pero en cualquiera de los casos siempre, las cantidades de unas y de otras son los términos consecutivos de la sucesión de Fibonacci.
– En las ramas de los árboles, en la flora de la alcachofa, en el arreglo de un cono o en la disposición de las hojas en el tallo (hay que tener en cuenta que se distribuyen buscando la luz del sol).
– El número de espirales en numerosas flores y frutos también se ajusta a parejas consecutivas de términos de esta sucesión: los girasoles tienen 55 espirales en un sentido y 89 en el otro, o bien 89 y 144.
– También está presente en los huracanes, algunas galaxias, las conchas tipo trilobites…
– En partes corporales de seres humanos y animales, como es el caso de: la relación entre la altura de un ser humano y la altura de su ombligo, la relación entre la distancia del hombro a los dedos y la distancia del codo a los dedos o la relación entre las articulaciones de las manos y los pies.
– En el arte: en los violines, la ubicación de las efes (los “oídos”, u orificios en la tapa) se relaciona con el número áureo. También aparece en las relaciones entre altura y ancho de los objetos y personas que aparecen en las obras de Miguel Ángel, Durero y Da Vinci, entre otros.
– Otro ejemplo de la espiral Fibonacci lo representa la ubicación en el espacio de las pirámides de Gizeh.

Esta secuencia tan querida por los aficionados a las matemáticas, se forma sumando los dos elementos anteriores de la serie, es decir, 0, 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55, 89, 144… Aparentemente, podría resultar una serie matemática cualquiera, sin más relevancia, pero no. Además de ser muy importante en la aplicación de diversas teorías (ciencias de la computación, matemáticas, configuraciones biológicas y teoría de juegos), es muy curioso y no deja de llamar la atención, como esta serie aparece en la naturaleza de una forma óptica.

Observar y peregrinar en este universo divinamente perfecto…

Peregrina

diciembre 19th 2017 Joyas de todos los días