¡Qué vivan los días difíciles!

Add comments

que vivan los dias¡Qué vivan los días enredados! Esos que te llevan al límite, que te retan porque hay que pensar en más de dos cosas a la vez mientras ya estás resolviendo tres anteriores. Esos que terminan tirándote al suelo para hacer mini lagartijas con un par de brazos débiles, pero con el espíritu que se ataca de risa y te grita: “¡Dale, que tú las pediste! Esos días en los que retas a alguien a hacer en equipo de varios, lo que tú ya hiciste con tu alma gemela, sin precedentes, con poco alrededor pero mucho desde dentro. Esos días en los que decides no tomar la decisión, porque no te corresponde hacerlo.

¡Qué vivan los días complicados! Esos que te dan sorpresas con regalos brillantes y sonrisas de encuentros en lugares alternativos, los días en los que sabes que la autoestima no existe, porque … simplemente porque eres parte de un todo y ese todo vibra a tu alrededor.

¡Qué vivan los días que te hacen sentir mágicamente viva! Aunque te duela el cuerpo que arropa al alma infinitamente indolora, aunque te sientas migaja que ya nadie valora.

¡Qué vivan los días en que no se sabe cómo se va a terminar, pero, como quiera que sea, terminado estará, para empezar lo que sigue! Aunque lo que siga sea, una vez más, un día ¡difícil de enfrentar!

Peregrinando en la borrascosa dificultar de la sorprendente vida.

Comments are closed.