Ángeles de Roma

Add comments

La Ciudad Eterna.  Así la llaman.   Qué curiosos son los ejes de la inventiva, esos que han convertido a Roma en “eterna” y los que siguen haciendo que sus bellezas trasciendan y traspasen los espacios y el tiempo.  Quiero alejarme un poco con la mente y mirar el panorama de lo que hacemos ahora. Transportarme a la época en la que la creatividad se manifestaba a través de arduos trabajos, en la que se transformaba y construía el mundo que ahora admiramos.Les propongo estas fotografías de ángeles que fueron hechos en una época en la que el desafío para el ingenio era extraer de las piedras el ángel que había dentro (como bien lo diría alguien tan genial como Miguel Ángel).

Angel 2

Transmitir la belleza que el artista tenía en lo profundo de su ser y buscar los medios para ponerla en movimiento, liberarla y trascender. Convertir los espacios cotidianos en museos eternos, esparcir la idea y unirla con las creaciones de quienes hacían el día a día.

Vivimos en una época que no cabía en las mentes de aquellos artistas. Nosotros podemos transmitir emociones y bellezas de manera virtual, en cuestión de segundos, a través de la electrónica.

Angel 1

Para ellos, en cambio, construir un puente era algo que difícilmente les cabía en la mente… el puente, los ángeles los edificios majestuosos eran producidos por la necesidad de hacer realidad los sueños increíbles de algunas mentes geniales. Definitivamente no cabía en su mente algo como lo que hacemos de manea cotidiana, con un simple clic: colgar una foto o compartir la belleza de una pieza musical universal. Izamos la belleza y la compartimos en un santiamén.

Pensemos en los días en que esos ángeles fueron esculpidos. Cuando querer transmitir lo que la mente encerraba, lo que los ojos habían admirado era un reto de creatividad que convertía en genios a los hombres que lo aceptaban. Lo más parecido a la realidad eran las pinturas que, de todos modos y pese a su perfección, eran limitadas. Sólo había el suspirar de quienes oían las historias de aquellos que relataban las maravillas vistas…. cuando no había ni siquiera fotos de blanco y negro y los grabados no eran capaces de transmitir lo hermoso de un ángel contra el cielo azul.

Angel 3

En cambio, en la actualidad podemos casi tocar y sentir la aspereza de la piedra, su frialdad. Nuestros ojos se quedan con la suavidad del movimiento que el espíritu del escultor plasmó sobre material tan inflexible. Dejarnos transportar por la belleza del efecto que el agua, a través del paso de la eternidad, deja sobre el mármol de Roma; una patina de humedad, un velo de piel dado por el tiempo medido de nuestro mundo, así es como Roberto describe ese color ocre-verdoso que le da fuerza y profundidad a su fotografía.

Hoy quiero proponer la creatividad de un fotógrafo que ve más allá de lo que la piedra muestra. Su deseo de transmitir la emoción que siente al pararse ante la majestuosidad de la obra y plasmar no solo el objeto sino su sentir mientras está ante ella. Este artista logra transmitir a través de su lente el espíritu de quien la esculpió y unirlo con el espíritu de quien observa la imagen. Regala la magia de poder transportarse a través de la virtualidad de la electrónica y viajar no sólo en el espacio, sino en el destiempo del tiempo.

Angel 4

Estas son imágenes tomadas por Roberto Armocida, un fotógrafo italiano que dona mucho más que la imagen observada. Toca más allá de los ojos de quien lo encuentra.

Visita su sitio.

Tiempo sin tiempo en imágenes presentes.
Peregrina.

One Response to “Ángeles de Roma”

  1. Ramón Says:

    Gracias por felicitarme en mi aniversario. Gracias por leerme. Me hizo mucha ilusión verte por mi desván para la fiesta. Je, je, je. Gracias también por intercambiar palabras conmigo. Es algo bonito. Espero que estés genial y que ya estés con los preparativos de la Navidad. Toca pasarlo bien, ¿no? Un abrazo y que esta amistad no se detenga nunca. Te deseo lo mejor. Hasta pronto.