Periuria ridet amantum Iuppiter

Add comments

“Júpiter ríe de las falsas promesas de los amantes”. Así escribió el poeta latino Albio Tibullo, allá por el Siglo I a.C. y a quien se le atribuye la frase “Roma Città Eterna”

Eterna y mágica como la leyenda de Luperca, la loba que amamantó a Rómulo y Remo, o como las 7 colinas sobre las que se fundó la ciudad original:

Capitolino, Palatino, Aventino, Esquilino,
Quirinale, Viminale y Celio

Una ventana del tiempo al tiempo

Una ventana del tiempo al tiempo

Pero en Roma hay más de 7 colinas.  Desde Monte Verde Vecchio, sobre el Trastevere, para ir y venir, es necesario subir y bajar escalinatas y callejones que sortean edificios que susurran historias y leyendas.  Rincones en los que se elevan pinos, cipreces  y abetos que han visto como los siglos pasan mientras el viento sopla sobre las colinas Vaticana  y Ganicolense, desde las que se admira la eternidad plasmada en cúpulas y campanarios  que marcan épocas.

Roma, la ciudad que de pueblo bárbaro pasó a imperio conquistador; de ciudad profana a ciudad santa; de Caput Mundi a ciudad cosmopolita, en donde colores de piel y sonoridad de lenguas se mezclan en el subir y bajar de sus colinas.

Azzurra,
Peregrina

One Response to “Periuria ridet amantum Iuppiter”

  1. Negrito del Vatei Says:

    Creo que más que ver o sentir a Roma la estás respirando… Y tu exhalación se compone de las hermosas palabras de tu relato. Espero que también tu talento fotográfico nos deleite con lo que han visto tus ojos. Arrivederci!